OTROS AEROALERGENOS (ALERGENOS AMBIENTALES)

      La rinitis y asma bronquial alérgicas está muy relacionadas con la exposición ambiental. La predisposición a sensibilizarse a un alergeno requiere una exposición repetida y en cantidades suficientes para desarrollar la respuesta alérgica. La “cantidad” es importante, y en el caso de algunos alergenos como los ácaros del polvo doméstico, gato o perro, se conoce la cantidad sensibilizante (2 µg) y el umbral de reactividad (10 µg) o cantidad necesaria para provocar asma en sujetos genéticamente predispuestos. Por este motivo, la alergia respiratoria es diferente según el hábitat y la zona de residencia. No es igual la costa que el interior, el clima continental que el  marítimo o costero. Al igual que tampoco es igual una vivienda con animales domésticos que otras sin mascotas de compañía. En este sentido, Ciudad Real, con clima seco, continental y de temperaturas extremas tiene unas características que favorecen la sensibilización muy alta a pólenes, especialmente gramíneas, olivo y quenopodiáceas.

      Por otro lado, los ácaros del polvo doméstico requieren temperaturas suaves y un elevado grado de humedad para su proliferación y desarrollo. De este modo, Ciudad Real es la provincia idónea para una persona alérgica a ácaros.  La cuantificación de ácaros por gramo de polvo doméstico en muestras de Ciudad Real es hasta 10 veces inferior a la cantidad medida zonas costeras (Cádiz, Valencia, Málaga, La Coruña, Tenerife, Las Palmas).

      En cuanto a los hongos atmosféricos, especialmente Alternaria, su variabilidad  es más baja cuando se comparan zonas con diferente perfil climático. Se encuentran en todas partes. En este caso la diferencia está en la época del año con mayor riesgo, por mayor nivel de esporas y condiciones climáticas más favorables.  La Alternaria requiere humedad (60-70 %) y temperaturas suaves (25-30 ºC) para liberar el alergeno responsable de la reacción alérgica.  Estas condiciones no se dan en la misma época en las diferentes Comunidades. Así, el riesgo para los pacientes de Ciudad Real es en abril-junio y septiembre-noviembre. Por el contrario, en el norte peninsular (Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco) el peligro de presentar episodios de asma por Alternaria se centra en los meses de verano (julio-agosto).

      Por último, otros alergenos muy relevantes son los animales domésticos. Quizás los más importantes, los más fáciles de diagnosticar y los más difíciles de controlar. La alergia a pólenes, en su fase álgida no supera las 6-8 semanas, y tomamos todas las medidas necesarias: evitación alergénica, tratamiento farmacológico y vacunas específicas. En el caso de los animales domésticos la exposición se prolonga todo el año, los 365 días, y a todas horas. La exposición continuada provoca síntomas diarios, cada vez con un umbral más bajo, que provoca un control más complicado. Así, el efecto no se observa de forma inmediata, pero después de 8-10 años de exposición las cosas ya no son iguales. La reversibilidad inicial de los síntomas no es completa; y, en algunos casos, ya va a dar igual la evitación alergénica. El asma seguirá su evolución crónica, respondiendo también a otros desencadenantes (cambios meteorológicos, esfuerzos físicos, irritantes, infecciones respiratorias). Puesto que la primera medida en las enfermedades alérgicas es la evitación, en este caso lo debemos tener muy claro. El trauma afectivo y  psicológico inicial se compensará con un asma de mejor pronóstico, de evolución más favorable. 

 

 

MSDesarrolloWebTodos los derechos reservados - Actualizada: Domingo, 09-Sep-2012 12:52

Alergia en Ciudad Real

Otros Aereoalergenos