Alternaria 1 Alternaria 2 Alternaria 3

ALERGIA  A ALTERNARIA

Durante las últimas décadas se ha producido un significativo incremento de la rinitis y el asma alérgico, si bien los motivos de tal aumento no están del todo claros. Los factores genéticos parecen estar poco relacionados, pues no pueden justificar el rápido ascenso en tan corto periodo de tiempo. Sin embargo, factores medioambientales (aeroalergenos, contaminación) y los cambios en el estilo de vida, parecen ser los más estrechamente relacionados con la mayor prevalencia de enfermedades alérgicas en los países industrializados. Entre los aeroalergenos implicados en la rinitis y el asma alérgica, aparte de los pólenes, ácaros y animales domésticos, destacan los hongos atmosféricos. Además, el asma por sensibilización a hongos tiende a evolucionar peor que con el resto de alergenos, siendo más persistente, de más difícil control, y llegando a provocar en algunos casos episodios de riesgo vital.

Los hongos comprenden un amplio reino taxonómico, con muchos miembros ubicuos en la naturaleza. Presentan una extraordinaria biodiversidad, siendo utilizados en la producción de alimentos, bebidas o diversos procesos industriales y tienen un papel fundamental en el ciclo de descomposición de la materia. Por este motivo, son muy abundantes, habiéndose descrito más de 500.000 especies diferentes y estando presentes en grandes cantidades cuando se analizan las muestras de aire atmosféricos (se pueden contabilizar hasta 4000-5000 esporas diarias de Cladosporium, el más abundante). Sin embargo, desde el punto de vista alergénico el más relevante es Alternaria, y en mucho menor medida Cladosporium y Aspergillus.     

El primer caso de asma por hongos se describió hace más de dos siglos (en 1726) al observar síntomas asmáticos en pacientes que visitaron unas bodegas. Ésta es una de las diferencias con los pólenes, la exposición a hongos se produce tanto en espacios abiertos como cerrados. Así, la cantidad de hongos en el interior de las viviendas se ve favorecida por la humedad y escasa luminosidad/ventilación,  habitaciones con filtraciones o sustancias orgánicas en descomposición (basuras, alimentos fuera del frigorífico).

Alternaria m/o Alternaria m/o

Si embargo, los hongos del exterior, conocidos como hongos atmosféricos o ambientales, son los que provocan síntomas respiratorios en una gran parte de las personas alérgicas. Entre ellos el más importante es la Alternaria, el hongo atmosférico más frecuente en la atmósfera de Ciudad Real (Figuras 1, 2). Cuando realizamos el estudio de esporas ambientales, la Alternaria se detecta durante todo el año, siendo sus picosmáximos durante los meses de primavera-verano (Figura 3). Sin embargo, la alergia a Alternaria se produce por una proteína alergénica secretada por el hongo (Alt a 1), y esto requiere unas condiciones adecuadas de temperatura y humedad: 20-25º y 60-70 % de humedad. De este modo, en Ciudad Real, la alergia Alternaria se manifiesta cuando se dan las condiciones más adecuadas (abril-junio, septiembre-noviembre), que no siempre coinciden con los máximos en la concentración de esporas (julio-agosto).

Estadistica AlternariaDe la misma forma que la alergia a pólenes, al estar tan relacionada con factores climáticos, el riesgo para los alérgicos a Alternaria en el norte de España es mayor durante los meses de verano.  Así, es frecuente que los niños y jóvenes alérgicos a Alternaria de Ciudad Real empeoren cuando se desplazan al norte durante las vacaciones de verano.

Medidas de evitación

Al igual que la alergia a pólenes, los hongos atmosféricos son difíciles de evitar, siendo válidas las mismas recomendaciones que para los pólenes, es decir: permanecer en las casas el mayor tiempo posible y mantener bien cerradas las ventanas de la vivienda y del coche.

Por otro lado, debe evitarse la exposición a hongos en las viviendas. Los hongos de interior aumentan cuando se dan condiciones de humedad y escasa luminosidad/ventilación,  como son los sótanos o habitaciones con filtraciones.

  • Las paredes húmedas pueden protegerse con materiales aislantes o pinturas antifúngicas. 
  • Los humidificadores y aparatos de aire acondicionado, con un mantenimiento inadecuado, pueden suponer una fuente de esporas de hongos en el interior de las viviendas. 
  • No guardar ni colgar ropa húmeda en sitios con baja ventilación.
  • Otra exposición de riesgo es la visita a zonas con actividades agrícolas. Los silos, establos, heno almacenado y restos vegetales, presentan un alto grado de humedad y temperaturas muy favorables para el crecimiento de los hongos, por lo que deben ser evitadas por las personas alérgicas.   

Tratamiento

La alergia a Alternaria se asocia muy estrechamente al asma bronquial y afecta significativamente más a los niños que a los adultos. El tratamiento de fondo en los niños se lleva a cabo con comprimidos antiasmáticos y corticoides inhalados durante los meses de mayor presión alergénica. Como en otros tipos de asma, los broncodilatadores de acción corta es el tratamiento de los episodios de asma. Si a pesar de este tratamiento la sintomatología persiste, el paciente debe ser valorado por su alergólogo o en los servicios de urgencias correspondientes, pues el empeoramiento del asma puede evolucionar hacia una crisis más intensa y de más difícil control. Además, la reacción inflamatoria bronquial responde cada vez con mayor facilidad a menores cantidades de alergeno, por lo que el deterioro bronquial debe restaurarse lo antes posible. 

Asimismo, el tratamiento con vacunas específicas resulta muy eficaz para tolerar la alergia a Alternaria y prevenir la sensibilización a otros alergenos. Además, la presentación sublingual de estos tratamientos supone un notable adelanto en el seguimiento de los pacientes.  No tienen que trasladarse al Hospital de Día/Centro de Salud para administrarse las dosis y la eficacia es similar a las vacunas inyectadas.

 

MSDesarrolloWebTodos los derechos reservados - Actualizada: Domingo, 09-Sep-2012 12:52

Alergia en Ciudad Real

Otros Aereoalergenos - Hongos: Alternaria